Desarrollan una nueva tecnología para tratar la porfiria aguda intermitente

Algunos de los investigadores participantes del estudio pertenecientes al CIMA y al CIBEREHD/CIBERONC
CIMA | martes, 9 de octubre de 2018

Científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra en colaboración con el CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas -y con el apoyo del CIBER de Cáncer- han desarrollado una nueva tecnología de ARN mensajeros (ARNm) que actúa sobre el origen de la enfermedad y corrige rápidamente los síntomas de la porfiria aguda intermitente en modelos preclínicos. Los resultados, publicados ayer en la revista científica Nature Medicine, son producto de la colaboración con la compañía biotecnológica Moderna Therapeutics (Cambridge, Massachusetts. EEUU).

La porfiria aguda intermitente es una enfermedad genética rara, o huerfana, causada por la incapacidad del hígado para metabolizar los precursores de porfirina. Esta porfiria se presenta en forma de crisis intermitentes dolorosas y que pueden llegar a provocar importantes daños neurológicos e incluso requerir el trasplante hepático. En estos pacientes las crisis pueden provocarse por algunos medicamentos, dietas estrictas o el estrés prolongado. Sin embargo, el principal factor desencadenante son las hormonas femeninas asociadas al ciclo menstrual. Por tanto, esta porfiria se manifiesta especialmente en mujeres jóvenes con importantes responsabilidades laborales y familiares.

"En la actualidad, algunos medicamentos son capaces de controlar sus síntomas, pero no existe un tratamiento específico que combata el origen de la enfermedad", comenta Antonio Fontanellas, autor principal del artículo. Según el Dr. Fontanellas, investigador en porfirias del Programa de Hepatología del CIMA y miembro del CIBEREHD -perteneciente al grupo coordinado por Bruno Sangro-, "la investigación que hemos desarrollado muestra la eficacia de los ARNm para el tratamiento de la porfiria aguda intermitente”.

El ARNm es la molécula que conecta la información acumulada en los genes con la producción de las proteínas necesarias para el buen funcionamiento de la célula. “Nuestro trabajo sugiere que la administración de este ARNm envuelto en nanopartículas lipídicas patentadas (microgotas de grasa) puede restaurar en menos de dos horas la actividad de la enzima deficitaria en el hígado de los ratones con porfiria. También se observó que protege frente a características clave de la enfermedad, como el dolor, la hipertensión y la incapacidad motora. Otra de las ventajas de esta tecnología es la posibilidad de repetir su administración tantas veces como sea necesario para evitar la aparición de nuevas crisis”, asegura el Dr. Fontanellas.

“En este trabajo conjunto demostramos que la tecnología del ARNm restaura la deficiencia enzimática dentro de las células hepáticas y normaliza los marcadores de la enfermedad durante los ataques", explica Paolo Martini, director científico del Programa de Enfermedades Raras de Moderna Therapeutics. "Estos datos respaldan aún más nuestros actuales esfuerzos en el ámbito de las enfermedades metabólicas raras, donde el ARNm podría permitir que un tejido particular produzca niveles terapéuticos de una proteína funcional".

El ARNm es la molécula que conecta la información acumulada en los genes con la producción de las proteínas necesarias para el buen funcionamiento de la célula. “Nuestro trabajo sugiere que la administración de este ARNm envuelto en nanopartículas lipídicas patentadas puede restaurar en menos de dos horas la actividad de la enzima deficitaria en el hígado de los ratones con porfiria. También se observó que protege frente a características clave de la enfermedad, como el dolor, la hipertensión y la incapacidad motora.

Otra de las ventajas de esta tecnología es la posibilidad de repetir su administración tantas veces como sea necesario para evitar la aparición de nuevas crisis”, asegura el Dr. Fontanellas. En este sentido, “es muy significativo el hecho de que la eficacia del ARNm se mantenga tras administraciones repetidas sin evidencia de hepatotoxicidad. Tal y como hemos comprobado en tres especies diferentes, ratón, conejo y primates no humanos” declara Pedro Berraondo del Programa de Inmunología e Inmunoterapia del CIMA y miembro del CIBER de Cáncer (CIBERONC) que comparte la autoría del artículo.

“En este trabajo conjunto demostramos que la tecnología del ARNm restaura la deficiencia enzimática dentro de las células hepáticas y normaliza los marcadores de la enfermedad durante los ataques", explica Paolo Martini, director científico del Programa de Enfermedades Raras de Moderna Therapeutics. "Estos datos respaldan aún más nuestros actuales esfuerzos en el ámbito de las enfermedades metabólicas raras, donde el ARNm podría permitir que un tejido particular produzca niveles terapéuticos de una proteína funcional".

 

Rerefencia bibliográfica

https://www.nature.com/articles/s41591-018-0199-z