Un proyecto evaluará la utilidad de la biopsia líquida en pacientes con hepatocarcinoma sometidos a tratamiento ablativo

Grupo de investigación del CIBEREHD coordinado por Manuel de la Mata en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba
CIBER | viernes, 18 de enero de 2019

El grupo de investigación coordinado por Manuel de la Mata en el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, perteneciente al CIBEREHD, ha recibido una ayuda FIS con la que evaluará la utilidad de la biopsia líquida en pacientes con hepatocarcinoma sometidos a tratamiento ablativo.

El hepatocarcinoma es la principal causa de muerte en pacientes con cirrosis hepática. La biopsia del tumor no suele ser necesaria para el diagnóstico dado que su comportamiento en pruebas de imagen dinámicas (TAC y resonancia) es altamente específico. A ello hay que añadir el hecho de que la biopsia de hígado es una técnica compleja y no está exenta de complicaciones. Esto hace que el hepatocarcinoma sea el único tumor maligno que no precisa ser analizado histológicamente previo al inicio de tratamiento.

La mayoría de los tumores, particularmente el hepatocarcinoma, son capaces de formar neovasos e invadir las estructuras vasculares adyacentes. Mediante este mecanismo, las células tumorales acceden al torrente sanguíneo y pueden anidar en otros territorios del hígado o en órganos a distancia, resultando en la aparición de nuevos nódulos intrahepáticos o metástasis, respectivamente. La biopsia líquida es una técnica emergente en el campo de la oncología la cual permite, a partir de una muestra de sangre de tan sólo 6 ml, localizar y aislar dichas células tumorales circulantes. De este modo, es posible extraer información directa del tumor sin necesidad de someter al paciente a procedimientos diagnósticos de riesgo. El seguimiento mediante biopsia líquida repetida ofrece información dinámica sobre el comportamiento del tumor, lo cual permitiría conocer en tiempo real los mecanismos que le confieren resistencia a los tratamientos, y así poder adelantarse a la progresión de la enfermedad.

Desde 2015, una de sus líneas de investigación del grupo del Dr. Mata se centra en la utilidad de la biopsia líquida en pacientes con hepatocarcinoma que van a ser sometidos a extirpación del tumor, bien mediante resección quirúrgica o mediante trasplante de hígado. Dicho trabajo ha demostrado que, tras la cirugía, una proporción significativa de pacientes mantienen células tumorales circulantes durante más de un mes, lo cual les expone a un riesgo de recidiva tumoral en el futuro.

En la actualidad, el grupo de investigación se ha propuesto ir más allá y estudiar la liberación de células tumorales circulantes tras la ablación local del tumor (radiofrecuencia o quimioembolización). De ocurrir este fenómeno, podría ser responsable de la elevada tasa de recurrencia tumoral observada en estos casos. Se estudiará además la viabilidad de las células tumorales circulantes mediante su aislamiento y cultivo, para determinar si poseen capacidad  para formar metástasis. "Con ello se espera avanzar en el conocimiento de esta enfermedad para así desarrollar estrategias de tratamiento más eficaces que permitan mejorar la esperanza de vida de los pacientes con hepatocarcinoma", asegura el Dr. Mata.