Una encuesta internacional revela el alto impacto de la primera ola de la pandemia de COVID-19 en el cáncer de hígado

Grupo del CIBEREHD coordinado por Jordi Bruix
EASL | viernes, 12 de febrero de 2021

La encuesta Liver Cancer Outcomes in Covid-19 (CERO-19) dirigida por el grupo Barcelona Clinic Liver Cancer (BCLC) del Hospital Clínic de Barcelona, el CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) – a través del grupo coordinado por Jordi Bruix- y el Ospedale Maggiore Policlinico de Milán realizada durante la primera ola de la pandemia COVID-19 (entre marzo y junio de 2020) y que incluyó 76 grandes centros de tratamiento del cáncer evidenció que el 87% de ellos modificaron la práctica clínica para los pacientes con cáncer de hígado. Estos centros abarcaban Europa, América del Norte, América del Sur, África y Asia.

Los resultados han sido presentados en la Cumbre Digital del Cáncer de Hígado 2021 de la Asociación Europea para el Estudio del Hígado (EASL) que ha tenido lugar entre el 5 y 6 de febrero. El 40,8% de los centros afirmaron que habían cambiado los procedimientos de diagnóstico, el 80,9% tenían programas de cribado  alterados y el 39,5% habían modificado los de imagen para la estadificación o la evaluación de la respuesta al tratamiento..

De los 76 centros encuestados, solo diez afirmaron que no habían realizado modificaciones en la práctica clínica, e incluso entre esos centros, tres dijeron que los pacientes se habían mostrado reacios a ir al hospital por temor a contraer COVID-19, a pesar de que los servicios estaban disponibles.

Los investigadores del estudio comentan que los resultados ”reflejan el impacto de COVID-19 en la detección, el diagnóstico y el tratamiento de pacientes con cáncer de hígado en todo el mundo durante la primera ola de la pandemia. Las modificaciones en el tratamiento del cáncer de hígado debido a esta crisis aumentan la posibilidad de que más pacientes sean diagnosticados con una etapa posterior del cáncer. Estos retrasos afectan el diagnóstico, la identificación de la progresión del tumor, la asignación del tratamiento y, en última instancia, el pronóstico”.

Más infórmación