Una dieta baja en residuos fermentables y un prebiótico mejoran por igual los síntomas asociados al gas intestinal

CIBER | lunes, 22 de octubre de 2018

El CIBEREHD y el Vall d’Hebron Barcelona Campus Hospitalario han liderado un estudio que compara el efecto de una dieta baja en residuos fermentables (FODMAP) con el efecto de un prebiótico sobre los síntomas relacionados con el gas intestinal, como por ejemplo, la flatulencia, la distensión abdominal o la sensación de plenitud.

Este estudio, randomizado y doble ciego, ha sido conducido por el Dr. Fernando Azpiroz, jefe del Servicio de Aparato Digestivo de Vall d’Hebron, grupo de investigación del VHIR y del grupo de investigación en Neurogastroenterologia del CIBEEHD en colaboración con el Hospital General de Cataluña. Se ha publicado en la revista Gastroenterology.

En el estudio participaron 44 pacientes con trastornos funcionales gastrointestinales  (síndrome de intestino irritable y distensión abdominal) que referían flatulencia. De ellos, 40 completaron el estudio que tuvo una duración de 7 semanas divididas en 3 fases: 1 semana de pre-tratamiento, 4 semanas de tratamiento y 2 semanas de post-tratamiento.

Los pacientes, se dividieron aleatoriamente en dos grupos. Uno de ellos siguió una dieta baja en FODMAP  y se le administró un producto placebo y al otro grupo se le dio una dieta normal tipo mediterránea y un prebiótico. Esta fase de tratamiento duró 4 semanas y se comprobó que ambos grupos de pacientes experimentaron una mejoría similar. No obstante, al estudiar el metabolismo y la composición de la microbiota se vio que la dieta FODMAP y el prebiótico ejercía un efecto opuesto: mientras que dieta baja en residuos fermentables producía un empobrecimiento de la microbiota, el prebiótico produjo una proliferación de bacterias beneficiosas.

Al finalizar la fase de tratamiento los pacientes que habían seguido la dieta FODMAP sufrieron un efecto rebote, es decir, aumentaron nuevamente los síntomas. En cambio, la mejoría en los síntomas se mantuvo durante dos semanas en los pacientes del grupo que había tomado el prebiótico. El enriquecimiento de la microbiota que se consigue con el prebiótico explicaría por qué la mejoría en los síntomas persiste después de interrumpir el tratamiento.

Tanto dieta FODMAP como prebiótico tienen un efecto similar mientras se administran, pero mientras que la dieta baja en residuos fermentables requiere de una administración  continuada con el riesgo de producir daño en la microbiota a largo plazo, el suplemento prebiótico se podría dar de forma intermitente porque el efecto persiste un tiempo tras el tratamiento.

Referencia artículo

Effects of Prebiotics vs a Diet Low in FODMAPS in Patients with Functional Gut Disorder. Gastroenterology.