Presentan resultados de eficacia, tolerancia y seguridad de la combinación de Sofosbuvir y Velpatasvir en pacientes trasplantados hepáticos

Grupo del CIBEREHD coordinado por Xavier Forns
CIBER | lunes, 17 de septiembre de 2018

Un reciente estudio fase II publicado en el Journal of Hepatology, en el que han participado Xavier Forns y Zoe Mariño (en colaboración con el grupo de Miquel Navasa), investigadores del CIBEREHD en la Unidad de Hepatitis Víricas del Hospital Clínic, presentan resultados de eficacia, tolerancia y seguridad de la combinación de un régimen oral de los agentes antivirales orales de acción directa (AAD): Sofosbuvir y Velpatasvir durante 12 semanas, en pacientes trasplantados hepáticos.

De forma universal, todos los pacientes que reciben un trasplante hepático y tienen hepatitis C presentarán una reinfección del injerto. Dicha infección tiene un curso acelerado tras el trasplante, de forma que, en ausencia de tratamiento antiviral, un tercio de los pacientes habrán desarrollado una cirrosis tan solo 5 años después del trasplante, con el consiguiente impacto negativo sobre la supervivencia del órgano y del paciente. El desarrollo de los AAD contra la hepatitis C en los últimos años ha supuesto un enorme avance en el tratamiento de los pacientes con VHC, de especial relevancia en los grupos de poblaciones especiales, entre los que se encuentran los pacientes trasplantados hepáticos.

El presente estudio es relevante ya que se trata de una combinación antiviral de corta duración, fácil posología (1 comprimido al día) y libre de Ribavirina; todos estos factores son importantes en los pacientes trasplantados, muchos de ellos polimedicados, y especialmente susceptibles a la anemización en el contexto de la Ribavirina. Además, esta serie incluye un número significativo de pacientes con malos predictores de respuesta antiviral: cirrosis en el 18%, genotipo 3 en 44% y previo fracaso a tratamiento previo en el 59%, a pesar de lo cual, las tasas de respuesta fueron equiparables a la serie global. Otro aspecto importante es la ausencia de interacciones de esta combinación con los fármacos inmunosupresores; la necesidad de ajustar y monitorizar los niveles de los fármacos anti-rechazo en otras circunstancias introduce un riesgo de toxicidad o rechazo relevantes en el post trasplante.

La posibilidad de administrar un tratamiento AAD altamente eficaz, pangenotípico, libre de Ribavirina, de corta duración, sin interacciones farmacológicas con immunosupresores, excelente tolerancia y efectivo también en grupos de pacientes más difíciles de tratar (genotipo 3, cirrosis) dentro del marco del post trasplante hepático, hace de esta combinación una excelente herramienta para el tratamiento universal de los pacientes trasplantados con VHC.