El primer test no invasivo para diagnosticar hígado graso logra dos patentes

Dr. Ernesto García en el laboratorio
lunes, 6 de octubre de 2014

El primer test no invasivo para el diagnóstico de la enfermedad del hígado graso, descubierto en 2012 por investigadores de CIC bioGUNE en colaboración con OWL, CIBERehd y once hospitales y centros de investigación de España, Francia y Estados Unidos (EEUU), ha obtenido dos patentes en EEUU.

En un comunicado, fuentes del CIC bio GUNE han destacado que este test de diagnóstico "tipifica correctamente la enfermedad en el 94 por ciento de los pacientes". Según han recordado, la enfermedad del hígado graso no alcohólico es la enfermedad hepática más común en Europa y Estados Unidos, y su prevalencia va en aumento en muchas otras partes del mundo tales como Asia e India.

La empresa vasca Owl ha obtenido dos patentes para el test, que comercializa bajo la marca Owl Liver, en EEUU y, en breve, abordará los mercados de Brasil y México (en este último caso está previsto hacerlo a final de año), fruto de los acuerdos alcanzados con los hospitales Das Clínicas (Sao Paulo) y Médica Sur (México DF), respectivamente.

El test realizado por CIC bioGUNE y la empresa vasca OWL se basa en un estudio realizado entre 2009-2011, en el que se analizaron un total de 467 pacientes biopsiados.

Se procedió al análisis de cerca de 700 metabolitos séricos (incluyendo aminoácidos, glicerolípidos, fosfolípidos, esfingolípidos, ácidos grasos, acilcarnitinas y ácidos biliares) mediante una técnica denominada cromatografía líquida acoplada a espectrometría de masas (UPLC-MS).